¿Qué me costaría una App?

Empezemos por el principio

Según un estudio de Canalys, durante el primer trimestre de 2013 se produjeron 13.400 millones de descargas de Apps. Este dato nos da una idea del alcance de este nuevo canal de consumo que está trasladando la relación empresa-cliente del ordenador al bolsillo del usuario. Sin embargo, no hay que dejarse llevar por las modas ciegamente, pues no todas las empresas encajan con un formato App.

Empezemos por el principio

Una App es un programa diseñado para ser instalado en dispositivos móviles (Smartphone o tablet) de tal manera que queda integrado como una herramienta más a la que el usuario puede acceder en cualquier momento. Permite llegar a un contenido determinado de forma inmediata y sin necesidad de conexión a internet. La función principal de estas aplicaciones móviles es facilitar una tarea concreta al usuario o asistirle en la gestión de alguna labor del día a día. Con todo, no hay que olvidar que una App debe ser siempre un complemento y no el único soporte para nuestro negocio. Es el acompañamiento perfecto para una buena web corporativa, ya que solo la web está dotada para albergar grandes cantidades de contenido.

Beneficios para el cliente

Una aplicación móvil puede ser una buena opción para el crecimiento de nuestro negocio, sobre todo si tenemos en cuenta las diferentes ventajas que puede suponer, tanto de cara al cliente como en términos empresariales.

¿Por qué necesito una App?

  • Acceso rápido y fácil a la información. En cualquier momento, en cualquier lugar. Pueden incluso diseñarse para ser vistas sin necesidad de estar conectado a Internet.
  • Almacenamiento seguro de los datos personales, con lo que se aceleran los procesos de selección.
  • Geolocalización. Muchas Apps ofrecen información de acuerdo a la posición geográfica del usuario.
  • Compra inmediata. El cliente puede efectuar sus compras en cualquier momento.

Beneficios para la empresa

  • Aumentar la visibilidad y presencia de la marca. En la mayoría de los casos, tener una App complementaria ayuda a aparecer de manera orgánica en las búsquedas desde Smartphone o tablet.
  • Comunicación constante con el cliente. A través de notificaciones, se le va informando acerca de actualizaciones y novedades, facilitando la tarea de fidelización.
  • Acelerar las ventas. La propia aplicación puede convertirse en un canal de venta, con lo que se agiliza la relación de negocio y se amplían las posibilidades de promoción las 24 horas del día, 365 días al año.

Beneficios para la empresa

Si bien es cierto que una aplicación móvil puede suponer un aumento de negocio en muchos casos, cabe valorar hasta qué punto puede salir rentable la inversión según el tipo de empresa que tengamos, ya que en ocasiones es suficiente con mejorar la versión de la página web para dispositivos móviles. Básicamente, se trata de averiguar si realmente la creación de una App aportará algún valor añadido a la marca y no se convertirá en un gasto inútil. A pesar de que cada vez son más económicas, a día de hoy el desarrollo de una App no suele costar menos de 5000 euros, precio que se multiplica si se decide adecuarla a varios sistemas operativos. Además, una vez programada, tendrá que ser aceptada por compañías como Apple para empezar a venderla en sus tiendas virtuales, donde tendrá que enfrentarse a una competencia de cerca de medio millón de aplicaciones.

¡Empieza ahora!